PEDAGOGÍA DE JESÚS

PRINCIPIOS EDUCATIVOS DE JESÚS

  1. Formación Integral: Se encuentra una marcada tendencia de la educación y de sus instituciones hacia un tipo de formación integral en el aprender a aprehendera sera hacer, y a convivir con los demás. Es importante desarrollar potencialidades del hombre en diferentes dimensiones.  Jesús le da énfasis a la necesidad de trascendencia espiritual.

  2. Valoración del ser humano: Se refiere al principio de respeto por el otro, básico en las relaciones pedagógicas y de desarrollo humano. Permite que los seres humanos consideraren su mundo interior como fundamento para generar el cambio personal. Se reconocen y promueven como esenciales por Jesús.

  3. Empleo de la cotidianidad: Jesús en sus enseñanzas respeta y tiene en cuenta la nacionalidad, las diferencias culturales y las características sociales. Hace uso del lenguaje cotidiano propio de su tiempo y nos dice “Nadie es profeta en su Tierra”. Actualmente se hace uso de las aplicaciones propias del diario vivir en los procesos de enseñanza. Permite sistematizar el conocimiento de las distintas comunidades.

  4. Rescate del sentido de la dignidad humana: Para que el hombre viva conforme al modelo de sus enseñanzas, Jesús, promueve su liberación como una condición necesaria conforme a su naturaleza, desarrolla toda su labor dentro de un espíritu de libertad que le permite al ser humano, restaurar su dignidad para llegar a ser “señor de sí mismo” independiente de todo tipo de esclavitud que lo sujete y oprima.

  5. Principio de igualdad del maestro frente a la diversidad de los alumnos: Las enseñanzas del Maestro, a pesar de la categoría y reconocimiento que le acreditan los “doctos” en su respectivo campo de conocimiento, no están dirigidas solamente a ellos, sino a los que presentan más necesidad de las mismas. Este hecho, por sí mismo, le trae como consecuencia el reproche, la crítica, la desconfianza y aún la persecución de los “sabios” de su época porque acoge a todos por igual.

  6. Principio de respeto entre los miembros de la comunidad educativa: El respeto es la consideración, atención, deferencia o miramiento que se debe a una persona; es el sentimiento que lleva a reconocer los derechos y la dignidad del otro... y que el respeto a los demás, es la primera condición para saber vivir y poner las bases a una auténtica convivencia en paz”. Jesús, toma este principio como fundamental en su enseñanza.

  7. Enseñanzas dirigidas hacia la convivencia social: Establece la importancia de una conducta justa y recta, frente a la formación ciudadana de hoy. La pedagogía de Jesús se asocia a la vida en comunidad. 

  8. El valor de la perseverancia, persistencia, fortaleza para asumir los retos: Jesús no oculta a sus discípulos el trabajo y dificultades que se les presentan en el trasegar de la vida, les reta a luchar y a defender lo que ellos creen, les enseña que los problemas y obstáculos son para solucionarlos, superarlos. Gran enseñanza que especialmente se aplica a la generación de los jóvenes de hoy, que en buena proporción, ante las dificultades que les presenta la vida. 

  9. Descanso dentro de las actividades a ejecutar:
    Es un principio que considera Jesús, cuando deja las muchedumbres y se va con sus discípulos, cambia de actividades en su vivir cotidiano, recurre a espacios de soledad, de silencio para trabajar su mundo interior. El descanso es un principio pedagógico necesario como garantía de la salud mental. La psicología promueve los descansos cortos y frecuentes con actividades recreativas, de relajación, que le permitan volver sobre sí mismo y trascender en su relación con los demás y con Dios.


Estrategias didácticas utilizadas por Jesús

Jesús se vale de dos estrategias fundamentales para enseñar: sus acciones y su palabra, como se observa en sus afirmaciones:

“Así como el cielo está por encima de la tierra, así también mis ideas y mi manera de actuar están por encima de las de ustedes.” (Isaías 55 8-9).

Actúa para vivenciar sus enseñanzas como cuando lava los pies a sus discípulos y les explica que la felicidad del hombre radica en el servicio a los demás y no se encuentra como suele pensarse en tener muchas posesiones; los invita a servir como sentido fundamental de su existencia.

“Así como la lluvia y la nieve bajan del cielo, y no vuelven allá, sino que empapan la tierra, la fecundan y la hacen germinar, y producen la semilla para sembrar y el pan para comer, así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto, sino que hace lo que yo quiero y cumple la orden que le doy.” (Isaías 55 10-11).

Estas expresiones muestran claramente el poder de estos medios para cumplir la misión educativa que les asigna el Señor Jesús. De manera similar las acciones y palabras de los educadores poseen una fuerza formativa que produce hondas y definidas huellas de aprendizaje para los estudiantes e implican una seria responsabilidad de ser altamente constructivos con ellas.

En la educación, las acciones del docente, ante las diferentes situaciones de la vida, constituyen un testimonio y a la vez un modelo a imitar, se trata del aprendizaje por modelamiento tan decisorio en la formación de actitudes constructivas y positivas en la vida. El docente debe proporcionar un ejemplo digno de seguir por su discípulo y para ello se proponen a su vez como referentes, las ideas y acciones del “Maestro de maestros”.

Las acciones y palabras de Jesús, tienen una intencionalidad abiertamente establecida, como se muestra en el texto:

“así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto, sino que hace lo que yo quiero y cumple la orden que le doy.”

La educación tecnológica existe desde hace muchos años, se basa en objetivos educativos como el aspecto intencional que se traduce en la teleología que traza los horizontes hacia los que debe tender todo el proceso pedagógico. En este contexto el profesor requiere determinar los objetivos concretos, observables o logros que deben obtener sus estudiantes y se refieren a cambios de conducta deseables que se plasman de manera intencional e iluminan todo el proceso educativo, en el que es esencial utilizar una metodología apropiada.

Y pensar que desde tanto tiempo atrás, Jesús enseña con su praxis pedagógica, como debe ser la docencia y sólo hasta ahora se comienza a tener en cuenta.
En resumen, la estrategia metodológica utilizada por Jesús es variada y de palpitante actualidad. Tanto sus principios educativos como la manera de aplicarlos y enseñarlos constituyen para la educación de hoy un modelo digno de tener en cuenta y de ser estudiado a profundidad. Seguramente existen muchísimos otros elementos dentro de la pedagogía de Jesús que ameritan continuar su estudio. Es maravilloso descubrir su sabiduría que hace más de 2000 años se adelantó presentando caminos educativos edificantes y eficaces.

Para más información: www.secst.cl


28 de junio | 15:30 hrs.
Plan de clima laboral: almuerzo comunitario
29 de junio | 08:30 hrs
Jornada espiritual 2° medio B
29 de junio | 13:45 hrs.
Aplicación de pruebas coef. 2 de Religión